Las máquinas elevadoras, aunque están diseñadas especialmente para largos periodos de trabajo, no son máquinas eternas ni indestructibles, por lo que a lo largo del tiempo se desgastan. Al igual que cualquier equipo, estas máquinas no disponen de una vida útil ilimitada por lo que es importante saber cuándo es el momento de retirar las antiguas y reemplazarlas por unas nuevas. ¿Cómo sé si es el momento idóneo para cambiar mi maquinaria de almacenaje? ¿A qué signos de desgaste tengo que prestar más atención?

Existen varios indicios que nos harán saber si es el momento adecuado para reemplazar nuestras carretillas elevadoras. En este post te contamos 4 signos indiscutibles que te harán ver que es el momento de cambiar tus carretillas.

¿Cuántas horas has utilizado tu carretilla?

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta son las horas de uso de tu carretilla. Normalmente se prevé, de media, que una carretilla elevadora se debe usar unas 10.000 horas. Después de esas horas el motor de estas máquinas necesitará más revisiones y cuidado. Se considera que cualquier reparación de motor, caja de cambios o baterías supondrá un coste demasiado elevado como para que sea rentable para la empresa.

Las apariencias no engañan

La apariencia externa de tu carretilla dependerá en mayor medida de las condiciones y lugares en los que se trabaje. Si se trabaja cerca de hornos calientes o se trasladan con ellas grandes y pesadas mercancías las carretillas no sufrirán el mismo deterioro que si su trabajo es descargar y mover pallets ligeros con mercancía poco pesada. El óxido, golpes, abolladuras y anteriores colisiones son pequeños detalles que te harán reflexionar sobre el estado de tu maquinaria y de si es el momento o no de hacer una renovación de tu equipo de almacenaje.

Cadenas y horquillas de tu carretilla

Son elementos indispensables en toda carretilla que se desgastan con cada uso de esta. La cadena se estira durante su uso por lo que, a largo plazo, se puede convertir en un factor de riesgo para la seguridad de tu carretilla elevadora. Al cambiar las cadenas, es recomendable revisar las ruedas y los rodillos, si estos elementos están muy desgastados podrá ser más económico realizar un cambio de carretilla en vez de una reparación.

El estado de las horquillas es algo mucho más visible. Estarán en buen estado si permanecen rectas y sin daños o signos de fisura. Además, el tablón no debe de mostrar un deterioro excesivo.

Desgaste de la batería

La batería es el corazón de tu carretilla elevadora. Por ello, la importancia de prestarle un buen mantenimiento durante su vida útil. Ten en cuenta que la batería representa al menos un 30% del coste total de tu carretilla, por lo que, la reparación o sustitución de ésta puede suponer un gasto muy elevado. Las baterías están diseñadas para aguantar aproximadamente 1500-2000 ciclos de carga y descarga.

Es muy importante estar atento a todos estos aspectos para saber y tener en todo momento controlado el estado de la maquinaria de la empresa. Unas máquinas en mal estado pueden derivar en accidentes laborales o la reducción de la productividad a causa, por ejemplo, de la disminución de la velocidad de las carretillas debido al desgaste de las baterías.

Si aún no sabes si es el momento de reemplazar tu antiguo equipo o quieres información sobre carretillas elevadoras, no dudes en contactar con nosotros.