5 cosas que todas las carretillas deben llevar

Para el correcto funcionamiento de una carretilla elevadora es imprescindible garantizar el funcionamiento de todas sus partes, pero ¿sabes qué piezas o complementos debe llevar cualquier carretilla elevadora?

Para responder a la pregunta, en este post del blog de Llorsa Carretillas, empresa de carretillas elevadoras, te explicamos las distintas partes que forman una carretilla elevadora, cómo funcionan y cómo garantizar su correcto mantenimiento.

Lo que necesitas saber sobre los componentes de las carretillas elevadoras

Los materiales con los que está construida una carretilla elevadora son de alta resistencia y cada parte juega un papel clave. No es solo eso, sino que las piezas de la carretilla pueden afectar a la seguridad en el lugar de trabajo.

Si evaluamos y examinamos cada componente de la carretilla elevadora con regularidad estaremos mejor preparados para identificar posibles problemas. Es bueno hacer esto para abordar cualquier incidencia antes de que una pieza de la carretilla se deteriore o funcione mal y ponga en peligro al operador o conductor y a otras personas que pueden estar al lado o cerca.

Hay que recordar siempre que es primordial la seguridad de las carretillas elevadoras, ya que un mal funcionamiento por algún error o problema en alguna pieza podría producir un accidente. Es fundamental que los empleados que manejan las carretillas elevadoras tengan una buena formación y conozcan las partes, las pautas de conducción, las prácticas laborales seguras y todo lo relacionado con el uso y funcionamiento de la carretilla.

Las 5 piezas más importantes en las carretillas elevadoras:

Todas las carretillas deben llevar las siguientes cinco partes:

Neumáticos

Todas las carretillas deben llevar ruedas, neumáticos, esto es obvio. Pero ¿qué tipos de neumáticos deben llevar las carretillas?

  • Neumáticos para el aire libre. Estos neumáticos llevan llantas neumáticas para terrenos irregulares y otras aplicaciones de servicio pesado.
  • Poliuretano: Para una tracción superior, una durabilidad excepcional y una gran relación resistencia-peso, los neumáticos de poliuretano para carretillas elevadoras cumplen con los requisitos. Son componentes comunes de las carretillas elevadoras y transpaletas eléctricas y de interior.
  • Caucho macizo: son de los más utilizados y sirven tanto para interior como para exteriores

Los neumáticos de una carretilla deben poder soportar unos 4.500 kilos. De hecho, eso es algo medio-bajo, ya que las capacidades más bajas comienzan alrededor de 1,500 kg y puede subir hasta los 20,000 kg

Si la carretilla tiene llantas calvas, agrietadas o gastadas, un desastre puede ser inminente. Conducir con llantas que necesitan ser reemplazadas puede hacer que la carretilla sea inestable. Sin el cuidado adecuado de los neumáticos, el conductor corre el peligro de caerse del vehículo y que se vuelque la carga.

Además de grietas, hay que buscar el desgaste de las llantas de la carretilla. Cuando las llantas se desgastan más allá de la línea de desgaste, es hora de reemplazarlas. Además, si se caen o se rompen trozos de llanta o si hay puntos planos, deben ser sustituidas.

Todas las carretillas deben llevar indicadores de advertencia

Los colores estándar de los indicadores de advertencia incluyen amarillo, rojo, azul y blanco. Muchas de las carretillas elevadoras de alta tecnología actuales utilizan luces de advertencia LED para una mejor visibilidad en todo tipo de condiciones. La inspección previa al arranque que los operadores de carretillas elevadoras deben realizar antes de cada turno les permite a estos operadores averiguar si sus señales de giro, bocina y cualquier otro control de seguridad no funcionan correctamente.

Horquillas

Todas las carretillas deben llevar las horquillas delante para coger, levantar y mover la carga. Las horquillas son las dos piezas ubicadas en la parte delantera de la carretilla, cerca de las llantas, y se extienden hacia afuera para levantar y transportar cargas. Las horquillas de una carretilla elevadora son componentes de seguridad cruciales, si están dañadas o defectuosas, la carretilla puede funcionar mal si intenta manejar una carga pesada.

Están hechas de metal, pero pueden dañarse si se usan incorrectamente o durante un accidente. Cuando están agrietadas, dobladas o dañadas, afectan la capacidad de la carretilla para manejar una carga, la seguridad del operador y los trabajadores cercanos. Las horquillas dañadas pueden provocar la caída de las cargas, aplastar a los trabajadores, crear obstrucciones y causar otros problemas.

Controles de cabina

El mal funcionamiento de los controles de cabina podría marcar la diferencia entre un día seguro en el trabajo y una investigación por un accidente laboral. Permiten que un operador de carretilla controle la máquina y evite situaciones peligrosas. Si los controles de la cabina no funcionan bien o si un trabajador no capacitado está operando una carretilla, pueden surgir situaciones peligrosas.

El conductor

Con mucho, la parte más importante de una carretilla es el operador. “Darme un gran conductor con una carretilla promedio en lugar de un conductor promedio con una gran carretilla cualquier día de la semana”, dicen los gerentes de almacén, y estamos de acuerdo.

Los accidentes con carretilla ocurren con frecuencia en almacenes y lugares de trabajo. La causa más común de estos accidentes es el error del operador debido a la falta de capacitación adecuada en carretillas elevadoras. Con una buena formación en carretillas, los trabajadores pueden aprender a operar los diferentes tipos de carretilla elevadora en el lugar de trabajo, inspeccionar los equipos y entornos de trabajo, y evitar peligros.

 

En Llorsa Carretillas somos especialistas en todo lo relativo a las carretillas elevadoras y otros instrumentos de elevación y manejo en almacenes. Si necesitas cualquier tipo de información no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Solicita información

¿HABLAMOS?

Rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo.