Para asegurar el correcto funcionamiento de nuestras carretillas elevadoras, es preciso llevar a cabo un control rutinario para estar al tanto de que todos los elementos funcionan correctamente. Es aconsejable que dicha revisión se lleve a cabo nada más empezar el turno de trabajo, cuando se haya detectado algún fallo o problema durante su conducción o después de haber sido puesta en marcha por una persona ajena al equipo habitual. De esta forma, favoreceremos el mantenimiento de nuestras carretillas elevadoras, haciéndolas más seguras y duraderas.
Este control, que parece algo obvio o cotidiano, no lo es en muchas empresas. A veces, se dan por hecho una serie de puntos y no se incurre en una revisión diaria sino semanal o incluso mensual, con los problemas que ello puede conllevar.

¿Qué elementos son imprescindibles a la hora de revisar nuestras carretillas elevadoras?

Para llevar a cabo nuestro control rutinario para un buen mantenimiento de las carretillas elevadoras, necesitamos conocer qué elementos son los principales a revisar.

– En primer lugar, deberemos chequear el nivel de carga de nuestra carretilla elevadora, así como su combustible (en caso de ser una carretilla elevadora térmica revisaremos también el nivel de agua de refrigeración). De esta manera, podremos saber si está o no a punto para su utilización.

– Además, es crucial revisar el estado de nuestros frenos y ruedas, pues pueden jugarnos una mala pasada en caso de que no se encuentren en un estado óptimo. En este punto, es buen momento además revisar que el volante funciona con soltura, así como el acelerador.

– Otro de los elementos a tener en cuenta son los intermitentes, luces, claxon y marcha atrás, pues a veces son los grandes olvidados y una mala señalización o falta de indicación de nuestros pasos puede jugarnos una mala pasada. Recuerda que en Llorsa somos especialistas en recambios para carretillas elevadoras, pudiendo proporcionarte cualquier pieza que necesites.

– Las horquillas son otros de los componentes a tener en cuenta ya que juegan un papel crucial en nuestro trabajo. Un mal agarre o asimetría respecto al eje puede provocar daños en la carretilla o en la carga que queremos transportar.

En definitiva, cualquier revisión es poca cuando se trata de estos vehículos, pues son indispensables en el transporte y carga de muchos elementos. No obstante, el cuidado de ellos garantiza un alargamiento de su vida útil y un ahorro en futuros problemas. Por tanto, no dudes en llevar a cabo un control diario de los principales elementos de las carretillas elevadoras e implanta en tu equipo una nueva manera de trabajar mucho más segura y eficiente.