Las carretillas elevadoras son un tipo de maquinaria pesada cuyo funcionamiento no siempre es sencillo. Normalmente, el manejo de estos vehículos industriales con los que se mueve mercancía sofisticada, varios palets o contenedores, implica que el trabajador desarrolle unas destrezas concretas que a menudo van más allá del propio conocimiento sobre cómo funciona una carretilla.

Estas destrezas básicas están relacionadas con manejar la carretilla elevadora bajo la máxima seguridad posible. Se trata de un instrumento de trabajo industrial que, en muchas ocasiones, se desplaza por zonas complicadas, con muchos obstáculos, e igualmente transporta cargas enormemente pesadas que deben depositarse en zonas muy elevadas.

Para tu conocimiento, una carretilla elevadora puede llegar a cargar hasta 1.500 kg y alcanzar una velocidad de hasta 21 km/h.

Por este motivo, vamos a dar 5 consejos fundamentales para que manejes tu carretilla o transpaleta con total seguridad. ¡Presta atención!

Fundamental: Realiza una comprobación cuando vayas a usar la carretilla

Como si de un coche se tratara, antes de usar la carretilla es necesario comprobar algunos detalles. Muchas veces los pasamos por alto debido a que el uso de la máquina se convierte en algo muy rutinario, pero esto no debe ocurrir.

Por tanto, es conveniente revisar baterías, combustible, ruedas… Aunque solo sea una revisión mínima. A veces, un pequeño detalle puede suponer salvarnos de un gran accidente.

Ten mucho cuidado cuando vayas por pasillos estrechos

Si en zonas normales a veces resulta complicado conducir la carretilla elevadora, en pasillos estrechos o en esquinas, lo es más todavía. Cuando estés en una situación así, mantén la carga cerca del suelo.

Si lo necesitas, solicita ayuda a algún compañero que te pueda indicar si vas por el buen camino y no te chocas con nada.

Respeta las normas de carga

Como es lógico, la carga debe depositarse encima de un palet o de las horquillas de forma segura. Si lo crees conveniente, asegura lo mejor posible tu mercancía por medio de sujeciones aptas para ello.

Recuerda: Nunca transportes cargas que no estén aseguradas y, muchos menos, si están elevadas.

Sé consciente siempre de circular a una velocidad moderada en tu lugar de trabajo

Siempre tenemos que mirar hacia todos los lados por los que circulemos: en frente, detrás, a los lados… Pero también debemos controlar la velocidad a la que circulamos con la carretilla elevadora por nuestro almacén.

Sobre todo, es importante que la velocidad sea baja cuanta menos visibilidad tengamos, como, por ejemplo, marcha atrás.

Utiliza la horquilla entera, no únicamente las puntas

Con esto nos referimos a que a veces tendemos a empujar la carga con las puntas de las horquillas, lo cual es un error, porque no contamos con un punto de apoyo adecuado que nos permita dirigir bien la carga.

Como hemos dicho anteriormente, trata siempre de depositar la carga sobre las horquillas completas para poder manejarla con mayor seguridad.

 

En ocasiones, algunos de estos consejos los pasamos por alto porque vamos muy rápido con nuestro trabajo o por sencilla rutina diaria. En cualquier caso, sea por el motivo que sea, nunca debemos dejar de prestar atención a determinados aspectos de seguridad cuando manejamos una carretilla elevadora, pues puede salvarnos de más de un apuro.

No olvides que, si lo necesitas, puedes contactar con nosotros en busca de asesoramiento sobre la compra o funcionamiento de tus carretillas elevadoras.