Las baterías para carretillas elevadoras son uno de los productos estrella de nuestra empresa, junto a las horquillas, ruedas industriales y sistemas de pesaje. Es por esto que vamos a dedicar un post entero para hablar de algunos cuidados de las baterías y los diferentes tipos para cada carretilla elevadora, desde una transpaleta hasta una retráctil, por ejemplo.

Muchas empresas han optado por el cambio a carretillas elevadoras eléctricas por diversos factores, como por ejemplo el aumento del precio del combustible o el medioambiente. No obstante, si no se usa correctamente la batería, puede dañarse y dejar de funcionar antes de lo previsto.

Para ello, es imprescindible trabajar con una carretilla elevadora siempre y cuando su nivel de carga esté por encima del 20%. De no ser así, se pueden dañar algunos elementos de la batería impidiendo su funcionamiento. Además, es recomendable echar agua destilada cada 5 o 10 cargas ya que es fundamental para la duración de la misma.

En definitiva, si se cumplen una serie de medidas básicas como las mencionadas anteriormente, además de revisar el estado de enchufes, zona de carga, etc. la batería será la aliada perfecta de tu carretilla elevadora durante años.

 

¿Qué tipos de baterías para las carretillas elevadoras existen?

 

En Llorsa diferenciamos 3 tipos de baterías debido a sus características principales, además de un tipo de cargadores para éstas:

  1. Baterías de arranque: son muy comunes, pues están diseñadas para suministrar energía a cualquier tipo de vehículo industrial, sin importar si es más pesado o menos. Además, como ventaja, esta gama de productos garantiza hacer el trabajo con menos tiempo de parada y con un coste de propiedad más reducido. Estamos hablando en concreto de dos marcas: Varta y Optima. La primera se caracteriza por el uso de la tecnología PowerFrame para mayor vida útil. La segunda destaca por ofrecer las máximas prestaciones con el mínimo peso y tamaño.
  2. Baterías Monoblock: la característica principal de este tipo de baterías para carretillas elevadoras consiste en su focalización en vehículos pequeños, como transpaletas, máquinas de limpieza o coches de golf. Además garantizan una larga vida útil y buen funcionamiento, debido, entre otras cosas, a su robusto diseño con potentes placas y una aleación especial.
  3. Baterías de tracción: estas baterías forman la gama más completa para cualquier vehículo industrial o carretilla elevadora en general. Por tanto, como abarcan todo tipo, existen diferentes modelos en función de las exigencias del vehículo. La gama estándar permite alta potencia y fiabilidad gracias a los componentes avanzados en la construcción de las placas positivas. En cuanto a las de bajo mantenimiento, como bien dice su nombre, permiten más por menos, reduciendo la necesidad de mantenimiento a una cada tres meses. Las de alta eficiencia se caracterizan por el aguante de la misma en comparación con el resto, aguantando 24h al día 5 días a la semana con pequeñas cargas en momentos puntuales. Las baterías de Litio representan la innovación o vanguardia en el campo de las baterías por su carga y eficiencia alta, además de su autonomía. y finalmente las baterías monoblock que destacan por su bajo coste limitadas a tan sólo 250Ah.

 

Si quieres conocer más acerca de estas baterías, o sobre cualquier otro producto como horquillas, ruedas industriales o sistemas de pesaje, no dudes visitar nuestra web o contactar con nosotros.