La estabilidad de las carretillas elevadoras. ¿Qué tener en cuenta?

La cantidad de operaciones realizadas mediante las carretillas elevadoras, ya sea dentro de un almacén o en espacios exteriores, requiere de unas determinadas capacidades a la hora de ser eficiente en este tipo de prácticas. Como elemento añadido a la productividad mencionada, estas aptitudes también se relacionan con el conocimiento de las precauciones que se tienen que tomar durante las maniobras. La estabilidad de las carretillas elevadoras debe convertirse en un objetivo prioritario.   

Y es que la maniobrabilidad de los carretilleros conlleva la asunción de diversas responsabilidades . Cualquier accidente laboral podría conllevar consecuencias y daños irreparables sobre la carga transportada, sobre la carretilla e incluso sobre el propio operario. De este modo, desde Llorsa os especificamos una serie de recomendaciones a tener en cuenta para trabajar de forma segura con las carretillas elevadoras. 

Coloca las cargas para evitar vuelcos consiguiendo controlar la estabilidad de las carretillas elevadoras.

La formación recibida durante la obtención del carné de carretillero debe facultarte para distribuir las cargas de manera óptima. La carretilla y la carga poseen un centro de gravedad independiente que se ha de tener controlado ya que, en su conjunto, conforman el denominado centro de gravedad combinado. Dicho punto mezclado se vuelve especialmente importante porque el operario tiene que encargarse de que se mantenga dentro de la denominada pirámide de estabilidad.  

La pirámide indicada se refiere a un triángulo de estabilidad cuyos lados los constituyen el centro de cada rueda delantera y el centro de la rueda trasera (o el eje en el caso de que la carretilla cuente con dos ruedas traseras). Una deficiente y desequilibrada distribución de la carga podría conllevar que, durante el trayecto, el centro de gravedad combinado se saliese de la pirámide o del triángulo mencionados. En ese hipotético caso, casi cualquier tipo de carretilla elevadora volcaría de modo prácticamente instantáneo. 

Respeta los límites de velocidad 

El manual de buenas prácticas del carretillero implica la obediencia a los registros de velocidad establecidos. Más allá de que garantiza una conducción mucho más segura, la reducción de la velocidad repercute en que los centros de gravedad de la operación sean mucho más permanentes, por lo que la probabilidad de vuelco se reduce considerablemente. Y, como resulta lógico, implica mayor seguridad para la ejecución de cualquier giro o maniobra en espacios más estrechos, así como un margen de corrección más amplio durante la conducción de la elevadora. 

Analiza la superficie y el recorrido  

Por último, otro de los componentes importantes que favorece la estabilidad de las carretillas elevadoras tiene que ver con el estado del suelo. El hecho de que el suelo conste de grietas, agujeros o cualquier tipo de sobresalto podría suponer una pérdida del control del vehículo. Y, por ende, una puesta en riesgo de la carga transportada. Además, una buena señalización del recinto evitará percances, ya sea en el cruce con otras carretillas o con personas presentes en el lugar de trabajo. Sin duda, la familiarización y el control de este tipo de factores contribuirán a la estabilidad de las carretillas elevadoras. Desde Llorsa nos ponemos a tu servicio para todo aquello que precises. ¡Te esperamos!

Solicita información

¿HABLAMOS?

Rellena el siguiente formulario para que nos pongamos en contacto contigo.