Adquirir una carretilla elevadora con la que desarrollar nuestra actividad es una tarea bastante sencilla, lo complicado viene después, cuando tenemos que optimizar al máximo su rendimiento para poder alargar todo lo posible su vida útil.

Nos referimos a todos los aspectos de la máquina: horquillas, ruedas y, por supuesto, la batería. Este último punto es quizás el más difícil de realizar satisfactoriamente, pues no es algo que está tan a la vista como las ruedas u otros componentes de la máquina.

No obstante, en Llorsa Carretillas queremos darte algunos consejos sobre cómo optimizar la batería de tu carretilla elevadora para que conozcas a la perfección cómo debe ser el mantenimiento de tu carretilla elevadora. ¡Presta atención!

Planifica tu trabajo en función de los períodos de carga.

Cuando la batería está baja de carga se suelen producir maniobras precipitadas que pueden aumentar el riesgo de accidentes o el mal uso de la máquina. Trata de evitar esto cargando la máquina en los momentos en los que no necesites usarla.

No utilices la máquina si está a menos del 20% de carga.

La descarga total de la máquina puede producir varios daños en la batería e incluso en otros componentes eléctricos. Apurar demasiado la batería hasta dejarla vacía de carga podría provocar que fallara el motor y se quemaran los componentes.

Para evitar esto, hay que saber que cuando la máquina consume el 80% de su energía la tracción y el sistema hidráulico se ralentizan. Es entonces cuando debemos estar atentos y cargarla lo antes posible, de forma ininterrumpida durante 8 horas.

Para conseguir optimizar la batería de tu carretilla elevadora, comprueba el nivel del agua periódicamente.

El agua es fundamental para conseguir optimizar la batería lo mejor posible. Las placas quedan expuestas al aire cuando el nivel de agua de una batería desciende en exceso. Esto provoca que el material activo de las placas se seque y se vuelva frágil, causando daños que pueden ser irreversibles.

Debido a esto, es fundamental añadir agua destilada a la batería de forma periódica, teniendo en cuenta no añadir demasiada pues si se rebasa también podría causar daños.

Hay que estar atento al mantenimiento.

Estas máquinas son herramientas de trabajo muy sofisticadas que requieren de una atención constante por parte del trabajador o persona encargada. Por ejemplo, la sulfatación es una de las principales causas de deterioro prematuro de la batería, y se produce por no detectar a tiempo el sulfato que se acumula.

Hay que comprobar a diario si aparecen signos de deterioro de la batería.

Lo mejor a la hora de optimizar la batería de la carretilla es no cargarla en descansos breves de tiempo.

Un error muy común es cargar la máquina en lapsos cortos de tiempo (almuerzos, descansos, etc.). Es lo que se conoce como “carga ocasional”. Estos ciclos cortos de carga van reduciendo lentamente la eficiencia de la batería hasta que llega un momento en el que ya no carga más.

En lugar de cargar la batería, deja que se enfríe y luego procede a cargarla de forma ininterrumpida tal y como hemos dicho antes.

Recuerda que, ante cualquier duda, resulta mucho más prudente dejarse asesorar por expertos con una dilatada experiencia en el mantenimiento de estos aparatos. Por eso, puedes contactar con nosotros siempre que lo necesites en busca de cualquier tipo de ayuda, ¡estamos a tu disposición!